Veritas detectives

Mediando en el cuidado de personas mayores

Inicio » Sin categoría » Mediando en el cuidado de personas mayores

El cuidado de las personas mayores es un problema al que nos enfrentamos en nuestra sociedad. Por mucho afecto que tengamos a nuestros mayores, no contamos con el tiempo suficiente para dedicarnos a ellos, y las discusiones entre hijos a la hora de cuidar a sus padres hacen que las relaciones se deterioren, e incluso lleguen a romperse.

mujer al cuidado de personas mayores

Cuidar a una persona mayor es un trabajo enorme, incluso si es tu propio padre o madre. No solamente es un trabajo físico sino que también se da un desgaste mental. Aunque todo depende de las afecciones que padezca: impedimentos físicos como no poder andar bien, no valerse para vestirse, lavarse, etc. O peor aún, impedimentos mentales como pérdida grave de memoria, razonamientos erróneos y/o lentos, imaginaciones auditivas o visuales, etc. En cualquier caso, el cuidado se convierte en una lucha constante y agotadora en la mayoría de los casos.

Ante ese laborioso panorama, se podría decir que es normal que a nadie «le venga bien» cuidar a la persona mayor. No se trata de no querer encargarse de ella, ni de falta de sentimientos hacia la persona, simplemente todos tenemos otras obligaciones no menos importantes como atender a nuestros hijos, trabajar y mantener nuestra casa.

Así pues, los potenciales cuidadores intentan desentenderse lo máximo de la situación, normalmente argumentando excusas, por lo general no muy contundentes, que los demás no aceptan. Así se genera un clima que pasa de ser una situación delicada a un grave problema, donde hermanos discuten echándose la culpa unos a otros, sin aportar soluciones válidas.

anciana en una cama con su cuidadora

La importancia de un mediador en el cuidado de personas mayores

No es extraño que alguno de los hijos tome las riendas y busque la ayuda de un mediador. El mediador, en el caso del cuidado de personas mayores, es una persona neutral e imparcial que hablará con todas las partes implicadas en el conflicto, para explicarles con todo detalle en qué consiste la mediación y las ventajas de ésta, quitándoles todo posible temor ante un procedimiento nuevo en nuestra sociedad. Si todos están de acuerdo en mediar, se comenzará con el procedimiento. La flexibilidad de éste permite mantener sesiones individuales con cada una de las partes, aunque lo deseable es que se realicen sesiones conjuntas en las que cada uno exponga libremente su situación respecto del conflicto, sus necesidades, sus intereses, su opinión, etc.; en un ambiente adecuado que favorezca poco a poco la llegada a puntos en común, y finalmente los acuerdos.

Alcanzar acuerdos

Desde un punto de vista externo, parece imposible poder llegar a acuerdos cuando las partes ya han hablado del tema mil y una vez, incluso cuando han reñido y ni siquiera se hablan. Pero ahí está la magia de la mediación. Es complicado, es duro, pero es posible. De hecho, la mediación del cuidado de personas mayores es uno de los tipos de mediación en los que más acuerdos se consiguen y en los que todas las partes agradecen el trabajo de los mediadores, en especial la persona mayor.

Ante cualquier duda: CONSÚLTENOS 659 333 190

Buscar

Otras noticias

¿Cómo detectar cámaras ocultas?

La inquietud y el deseo por conocer y descubrir ciertas cosas, lleva a algunas personas a intentar obtener información por cualquier medio, incluso colocando micrófonos

Categorías

¿Quiere que le llamemos?
Póngase en contacto

Consúltenos gratuitamente con la máxima confianza y confidencialidad.